top of page
  • Alaya

VOLVER A CONFIAR EN LOS MENSAJES DEL CUERPO

La enfermedad significa, la perdida de la armonía y al mismo tiempo la instauración de un equilibrio y el cuerpo solo es el vehículo de la manifestación o realización de todos los procesos y cambios que produce la consciencia.



Cuando en el cuerpo de una persona se manifiesta un síntoma, este sea grave o no tan grave, llama la atención interrumpiendo con frecuencia bruscamente la continuidad de la vida diaria.


Un síntoma nos reclama atención, interés y energía y por lo tanto, impide la vida normal y nuestro impulso es, enfocamos en eliminar la molestia.


Los seres humanos no queremos ser molestados y esto hace que empecemos a luchar contra el síntoma.


Esta señal en nuestro cuerpo es la expresión de lo visible de un proceso invisible, nos quiere mostrar que existe una anomalía que nos indica que debemos indagar, ir hacia dentro, conectarnos con nuestros pensamientos y emociones , con el mensaje del cuerpo.


Este vestigio puede decirnos que es lo que nos hace falta, pero para entenderlo tenemos que aprender su lenguaje y ahí viene el volver a confiar en los mensajes del cuerpo desde la intuición.




¿Cómo lograrlo?


Una de las herramientas que en mi experiencia utilizo y propongo a las personas que acompaño es aprender a respirar, a través de la respiración consciente, esto lleva a sentir lo que nuestro cuerpo nos está expresando y volver a escucharnos.




El volver a escuchar los mensajes de nuestro cuerpo nos ayuda en tres cosas:

✨La práctica de la paciencia

✨La práctica de amarnos

✨La práctica de aceptarnos


Hoy, te quiero compartir una respiración, tan sencilla pero poderosa para conectarnos con la información que nuestro cuerpo guarda en sus memorias.


✔Tiéndete sobre la espalda en una posición cómoda.

✔Eleve las rodillas y coloca las plantas de los pies sobre el suelo.

✔Coloca una mano sobre el pecho y otra sobre la parte inferior del abdomen.

✔Inspira lenta y profundamente por la nariz y céntrate en lograr que la parte inferior del abdomen suba.

✔La mano que tiene sobre el pecho debería permanecer casi quieta. Además, asegúrese de no encoger los hombros.

✔Al exhalar, frunce los labios y deje salir el aire lentamente. Sienta cómo la parte inferior del abdomen baja y, de nuevo, la mano que tiene en el pecho permanece casi quieta.

✔Esta respiración te va a llevar involuntariamente a fijarte que espacio de tu cuerpo esta contraído y soltar de una manera suave ese bloqueo. Y así, volver paso a paso a un equilibrio, al escuchar que te quiere decir tu cuerpo y trabajar en ello desde la herramienta que sientas resonar contigo.


“La vida comienza donde termina el miedo”



Con amor,


Cyntia


99 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page