Toma un Baño Curativo del Bosque

Shinrin-Yoku

Escuchar el canto de los pájaros o el sonido de un arroyo, oler el refrescante aroma a tierra mojada después de llover u observar los verdes tonos de las plantas son algunas de las cosas que nos pueden trasladar a un estado de paz. Además, estaremos poniendo en práctica el shinrin-yoku (baño de bosque en japonés), una filosofía oriental que consiste en conectar con la naturaleza y,  "absorber el bosque a través de los cinco sentidos".

Alaya Espacio de Sanación y Yanapamba invita a compartir una experiencia extraordinaria en su reserva de más de 100ha de bosque este 31 de agosto dentro de una bellísima práctica como son los baños en el bosque; Shinrin Yoku y la milenaria terapia de sanación del té.

Los baños de bosque activan nuestras células defensivas

La terapia del shinrin-yoku o baños de bosque potencia el sistema inmunitario, reduce el estrés y rebaja la tensión arterial.

 

Su objetivo es redescubrir la naturaleza a las personas que viven atrapadas por la artificialidad de la vida urbana, para que puedan aprovechar sus beneficios y recuperar la salud.

Recordar los paseo en el bosque donde jugábamos cuando niños es una experiencia que nos conecta con el sentimiento de que hay algo en la naturaleza que nos afecta positivamente.

¿Qué ocurre en el organismo cuando entro en contacto con el bosque?


Cuando nos adentramos en el bosque nos tranquilizamos a través de los cinco sentidos. Usando la vista, contemplamos el paisaje maravilloso: el color verde de los árboles, el brillo de sus copas, sus flores, de diferentes tonos, las mariposas e insectos… A través de los oídos escuchamos el canto de los pájaros o el sonido del viento. Es decir: ¡Estamos presentes con toda el alma!

Por la nariz respiramos el aire puro y los aromas del bosque, ricos en fitoncidas, sustancias volátiles enormemente positivas para nuestra salud, y con las manos tocamos los árboles, el musgo, los helechos, la hierba verde... y con los pies, el agua fría del río, sintiéndonos más vitales.

Toda esta actividad nos calma, relaja y libera del estrés.

 

¿Los efectos son bioquímicos?
Un baño de bosque de entre 2 y 4 horas durante dos días puede aumentar la actividad de nuestros glóbulos blancos en un 40% durante los siguientes 30 días. Además de poseer una concentración de oxígeno mayor, el aire del bosque está lleno de fitoncidas, unos compuestos volátiles que protegen a los árboles de las bacterias, de los insectos y de los hongos.

Este contacto sentido con la naturaleza nos trae múltiples beneficios a través de  la contemplación

Mejora el estado de ánimo.

 Reduce los niveles de cortisol que se produce por estrés.

Activa el sistema Parasimpático (ayuda al cuerpo a relajar). 

Mejora la creatividad, el descanso, la actividad intestinal.

Refuerza el sistema inmunitario entre otros beneficios que tu corazón y tu cuerpo lo saben.

Entonces... ¿Los baños de bosque inciden en nuestra salud mental?


 Muchísimo, favorecen la claridad de ideas y la creatividad y hacen que seamos más amables y generosos. Un estudio de la Universidad de Michigan constató que las personas ganaban un 20% más de memoria y atención después de haber dado un paseo entre los árboles.

No ocurrió lo mismo cuando pasearon por la ciudad...

En esta bella práctica incorporamos una sanación en medio del bosque "Sanando a través de la Vibración del Té" , donde podrás, a través de las tisanas (infusiones y blends de té) equilibrar los puntos energéticos principales (chakras).

La terapia vibracional del té ayuda a restablece el equilibrio y la salud al devolver las frecuencias armónicas de las que estamos hechos.

Toda la vida esta en estado vibracional y nosotros mismos somos seres vibracionales... toda la material vibra en una frecuencia precisa.

Nuestras células y órganos están respaldados por una variedad de sistemas especializados de distribución de energía alimentados por nutrientes y oxígeno, así como una corriente de energía de fuerza vital. Esto ha sido reconocido durante mucho tiempo en la curación oriental, conocido como Qi o Prana.

 

Esta energía puede ser aumentada o inhibida por varios factores. La enfermedad es el resultado de esta vibración que no fluye libremente en el cuerpo creando energía discordante.

Este maravillosa experiencia se realizará en Yanapamba - Otavalo en la provincia de Imbabura

En Yanapamba  hay un bosque primario de aprox 100 hectáreas con una gran diversidad de plantas de bosque andino: Pumamaquis, Quishuares,T omatiĺlos, Arrayanes, Yaguales, Lecheros, moras silvestres, mortiños entre otros.

Yanapamba se ha convertido en una reserva natural en las faldas del Imbabura.


Desde hace 10 años estamos dedicados a la producción de leche de vacas que pastorean libremente y toman agua de la montaña.
De la misma leche que es deliciosa hacemos mantequilla, crema y quesos maduros (tipo suizos "Maduros de montaña" y un tipo camembert, francés)
También hacemos mermeladas artesanales de moras silvestres, frutos rojos, mortiño, uvilla, naranja etc.
Ofrecemos desayunos y almuerzos campestres con productos de nuestra huerta, caminatas en los senderos del bosque y la montaña, cabalgatas, área para acampar y esta terapia del bosque que tanto amamos.

La agenda de tu visita

      Sábado 31 de Agosto

  •  

     

Llegada 10:30

  •  

Recepción con una infusión especial de bienvenida

  •  

Baño en el Bosque  11:00-12:30

  •  

Sanando a través de la Vibración del té de 12:30 a 13:30

  •  

Almuerzo delicioso

Valor: $50,00

Más recursos preparados para tu vista

  Reflexología Podal y Aromaterapia

  •  

Acupuntura

  •  

Flores de Bach

Terapias Liberación Emocional

Valor: $30,00 c/u

Conoce a tus guías en Yanapamba

Cyntia Vinces

Especialista en terapias de sanación y herborista de Qulla. Fundadora de ALAYA, este espacio destinado a prácticas de sanación profunda. 

 

Amo el té y las tisanas, y he tenido la suerte de aprender su filosofía desde muy joven; quiero compartir con ustedes mi pasión por estas mágicas plantas, también sus bondades, curiosidades, leyendas y sus misterios.

Es un honor acompañar a quien busque sanación en un sentido profundo.

María Cecilia Freile

De profesión soy enfermera y terapeuta de medicina natural. Viví 9 años en Alemania donde tuve la oportunidad de aprender terapias como Reflexología Podal, Shiatsu, Acupuntomasaje y las Flores de Bach. Trabajé muchos años en mi consultorio. Ahora vivo en Yanapamba.
El amor a la naturaleza y a la tierra me ha hecho comprender el efecto terapéutico que produce estar en contacto con el bosque, con las plantas, con los aromas e interesarme por la terapia del bosque.

 
1.png
31886599_1903184533046898_69665829486403